CIRCO SIN ANIMALES

Porque su libertad y su dignidad tienen más valor que el entretenimiento de algunas personas, y las ganancias de otras.

Hasta hace unos años era habitual ver a personas con ciertas enfermedades o supuestas “malformaciones” siendo utilizadas como reclamo y espectáculo en los circos. Sus diferencias les convertían en objetos de risa y entretenimiento, mientras su dignidad y sus derechos fundamentales eran obviados. En general, hoy en día, este tipo de circo ha quedado obsoleto y se nos hace moralmente inaceptable. Sin embargo, cuando hablamos del circo con animales de otras especies, aceptamos que sean tenidos como propiedades, privados de libertad, obligados a hacer trucos para entretenernos, y usados como recursos para ganar dinero. Igual que sucedía con aquellas personas, la dignidad y los derechos fundamentales de estos animales son ninguneados debido a algo que les diferencia de nosotros (en este caso, su clasificación en  otra especie).

Al igual que nosotras, los demás animales tienen capacidad de sentir. Pueden, por tanto, experimentar sufrimiento y placer, y tener intereses propios tanto a nivel físico como emocional. La desconsideración hacia sus deseos y necesidades por el hecho de no ser humanos se denomina especismo, y está basada en la idea no fundamentada de que unas especies son intrínsecamente superiores a otras, estando la nuestra por encima de todas las demás. El especismo nos lleva, entre otras cosas, a no respetar intereses de otros animales que sí respetaríamos en el caso de que pertenecieran a la especie humana. Si el derecho de un ser humano a no ser esclavizado nos parece objetivamente más importante que nuestras ganas de diversión, ¿por qué nos parece justo divertirnos a costa de la esclavitud de otro animal? El especismo se manifiesta en casi todos los aspectos de nuestra vida (nos alimentamos de otros animales, nos vestimos con sus pieles, los utilizamos para entretenernos…) y está tan arraigado en nuestra cultura y en nuestros hábitos, que muchas veces no vemos o no queremos ver la injusticia que se esconde tras él; pero tiene consecuencias muy graves para otros individuos.

Anuncios

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: