SOBRE EL FUTURO Y EL PRESENTE

Desde hace semanas la alegría y la euforia nos ha llevado a creer que el circo con animales se prohibirá o incluso que  ya está prohibido en la ciudad de Madrid. Sin embargo, la realidad es que aún en febrero Dumba y Baby siguen siendo explotadas en los Circos Quirós y Gottani.

A finales de enero, en el ayuntamiento de Madrid, se aprobó la futura redacción de una nueva ordenanza sobre animales donde se recojan “los derechos de los animales a ser respetados a no ser víctimas del maltrato y a no ser sometidos a esfuerzos o actos crueles que les ocasionen sufrimiento, ansiedad o estrés”. Esta nueva ordenanza municipal aún está redactándose y quedan meses para ver la propuesta exacta a aprobar. Bien es cierto que “se ha solicitado [a quienes la redacten] no autorizar la instalación en Madrid de circos que exhiban animales salvajes en sus espectáculos” tanto cuando estén en terrenos de titularidad privada como cuando estén en terrenos públicos. Es decir, se ha aprobado redactar una ordenanza que aún está por confirmar nuestra alegría y euforia.

Es por esto que, tras ver cómo se ha celebrado una información no del todo correcta y reconocer que en parte por eso hay una menor implicación de activistas en las últimas concentraciones por el fin del circo con animales, nos preguntamos:

¿Qué ocurrirá con esos animales?

¿Qué ocurrirá si se deja de concienciar sobre esta realidad dejándolo todo en manos de prohibiciones legales?

¿Qué pasa con los animales domésticos?

El futuro es imposible de adivinar, pero si algo tenemos claro es que no podemos olvidarnos de nadie. No podemos dejar a nadie atrás, sino que debemos luchar por el respeto y libertad tanto por quienes están a varios metros de nuestras casas como por quienes están siendo explotadas en la otra punta del Estado español.

Creemos que aunque esta sociedad rige sus actos por un papel que permite o prohibe, no podemos dejar de ir a denunciar públicamente aquellos sitios de miseria y encierro porque es una cuestión de justicia, no una mera cuestión legislativa.

Ni perros, ni elefantes deben vivir una vida de encierro. Hagamos del circo con animales algo del pasado.

Anuncios