UN LEÓN ATACA A SU DOMADOR EN UN CIRCO DE EGIPTO

El pasado 2 de diciembre se daba eco a la sensacionalista noticia del ataque de un león a su domador. Ocurrió durante el espectáculo en un circo de Alejandría (Egipto).

El hombre murió a los dos días en el hospital por las heridas graves que el león sudafricano de 200 kg le causó.

Las hipótesis sobre lo ocurrido descartan que el león estuviera hambriento. Ahora los veterinarios examinan al león y tratan de averiguar cual fue la razón por la que actuó así.

No hace falta investigar mucho para entender porque alguien ataca: en general los animales atacamos cuando sentimos miedo, o estamos frustrados o enfadados. Atacamos para escapar de algún sitio del que no queremos estar o por venganza cuando nos han hecho algo que nos ha dolido.

Imaginamos que ese león de 200 kilos, del que no sabemos ni su nombre, podría sentirse de alguna de estas maneras teniendo en cuenta que fue capturado de su hábitat natural para vivir encerrado en una jaula y obligado a hacer ejercicios y trabajos que nada tienen que ver con él.

Esta noticia demuestra una vez más que los demás animales no quieren estar encerrados y que se rebelan contra sus explotadores. Los demás animales no quieren “actuar” en los circos.

Por experiencia sabemos que este acto de rebeldía al león le costara la vida, aunque no salga en las noticias y seguramente ya no se vuelva a hablar de él.

Lo sentimos mucho por él y por todos los animales que siguen explotados en los circos.

Anuncios