ESCLAVISTAS, FUERA DE LA PISTA

A los responsables de los circos que utilizan animales y a las personas que los defienden, les gusta decir que los animales que trabajan para ellos son parte de su familia, que los quieren, los respetan y les tratan bien. Para nosotras, robarle a alguien su libertad no es signo de amor y respeto. Tampoco pensamos que tratar bien a alguien consista en encerrarle, transportarle de un lado a otro y obligarle a trabajar a tus órdenes. Y desde luego, un miembro de tu familia no debería ser tu esclavo ni una máquina registradora que hace dinero para ti.

Si de verdad los queréis, demostradlo: cambiad vuestros espectáculos, buscadles un lugar digno en el que pasar sus días, dejad de criarlos para ser vuestros esclavos, miradles a los ojos y escuchad lo que realmente quieren y necesitan. Porque aunque no hablen nuestro idioma, día a día, los animales que sufren la explotación por parte del circo, nos demuestran lo injusto que es vuestro concepto del respeto y la familia.

-Extraído del comunicado leído durante la concentración de 2013 frente al Circo Americano.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s